Separación: la unica alternativa para salvar Bosawas y Rio Indio Maiz

A lo largo de la historia los grupos en el poder del Pacifico de Nicaragua han utilizado la autonomía, leyes especiales e incorporación de territorios de las minorías indígenas
/étnicas para resolver los conflictos. La autonomía ha sido el principal instrumento político del estado nacional para desarmar a los grupos armados de la Costa Atlántica de Nicaragua. Las respuestas del estado han sido la opresión y colonización del territorio de parte de las mayorías mestizas en el poder. A partir de 1980 se inicia una fuerte corriente por parte del estado para dotar de una “autonomía”, este concepto o teoría fue creado para reducir el conflicto armado, porque en la practica fue un papel mojado para ganar tiempo para continuar el avance de la frontera agrícola y toma del territorio por parte de los mestizos. Dando como resultado la destrucción de las reservas Bosawas e Indio Maíz. La supuesta distribución de poder, conservación de los recursos entre minorías étnicas fue/es una falacia utilizada por los grupos que se han alternado el poder en el Pacifico. Han desplazado a dichas minorías del poder y del control de los recursos naturales. El dispositivo más utilizado por el estado y las clases políticas de los centros urbanos -para un salida negociada a este conflicto histórico es la autonomía (Ghai 2002). La autonomía se pensó que dotaría de derechos constitucionales a los grupos étnicos. Según la propuesta de paz del gobierno Sandinista la autonomía era la ruta lógica para lograr el control de los recursos y la distribución del poder en beneficio de las minorías armadas. La “buena voluntad” del gobierno nacional de transferir el poder y de promover protección ambiental en estos territorios ha sido y es hoy en dia un total fracaso. En el fondo fue una estrategia para ganar tiempo, invadir el territorio de mestizos y eliminar la idea de separatismo o sucesión del territorio.

Si bien la autonomía fue un factor importante para resolver los conflictos étnicos armados, fue un marco teórico para encontrar una salida negociada al conflicto, esta propuesta no resolvió el origen del conflicto que aun sigue latente en el territorio susceptible a convertirse en un conflicto armado. Según Mónica Dufty (2003), en la actualidad casi un tercio de los conflictos armados incluyen un componente étnico. Se trata de un complejo fenómeno atribuido a las necesidades históricas de los grupos étnicos de independencia del gobierno central sobre el control del territorio, los recursos naturales, la preservación de su religión y cultura. En Nicaragua, como en muchas sociedades multiétnicas en el mundo, la autonomía de las minorías [2] (Miskito, Mayagnas, Rama [indígenas], Garífuna y Creole [descendientes de África]) no dio los resultados esperados, no se convirtió en el componente clave en la aplicación de los derechos constitucionales, socio económicos y ambientales en beneficio de los pueblos. Al contrario ha sido devastador el impacto, creando una Costa Atlántica diezmada, ha sido una devastación ambiental, cultural, política, económica y social

En Nicaragua, el control sobre el territorio y el reparto del poder es profundamente cuestionado por los indígenas, afrodescendientes y los campesinos de la vieja frontera agrícola. Los intereses privados y las instituciones controladas por mestizos han destruido las reservas forestales de Bosawas y Río Indio Maíz, así mismo, han entregado el territorio en concesión a intereses extranjeros.

La autonomía se perdió en el camino, desde hace muchos años atrás.  Después de estar en los discursos del presidente para la época de pacificación de Nicaragua hoy nadie habla de autonomía. La realidad dista mucho de la teoría sociológica y política. Las elecciones regionales para la justa distribución del poder no ha resuelto la representación política de las minorías en el gobierno local, al contrario la presión ambiental y social sobre el territorio y los recursos naturales ha llegado a su punto critico. En el contexto actual, las reservas forestales se encuentra bajo una enorme presión, como consecuencia del avance de la frontera agrícola y la rápida expansión de la población mestiza en el poder local.

Actualmente, hay problemas en torno a la gestión del estado en proteger lo poco que queda de Bosawas en medio de un conflicto permanente por el control de las tierras. El estado no ha abordado la cuestión territorial, que sigue siendo propenso a los conflictos armados. El avance de la frontera agrícola desde el Pacífico ha llegado al núcleo de la reserva forestal Bosawas y Rio Indio Maiz, provocando un resurgimiento de la vieja tensión entre la población mestiza y de los grupos minoritarios.

La cuestión de las minorías en Nicaragua gravita en torno a un proceso histórico de leyes y tratados especiales por el reclamo de cuotas de poder local y sobre el territorio. Este proceso implicó grupos minoritarios en la búsqueda de la autodeterminación y las leyes específicas, a cambio de la incorporación, se anexiona el Atlántico al Pacífico y se crea crea un Gobierno de la Reserva Mosquita o Miskita Nación en 1860 que concluyen, después de la lucha armada en los 80’s, en una la Ley de Autonomía en 1987.

Los desafíos actuales en la gestión para la protección de los recursos naturales proporciona una interpretación de los principales problemas que afectan a la cuestión de las minorías nacionales en la Costa Atlántica de Nicaragua. La interpretación de los datos sobre el avance de la frontera agrícola y la destrucción del bosque es devastadora es el mismo escenario desde que Chamorro entrego el territorio para la concesión de un Canal Interoceánico.

La separación de la Costa Atlántica del Pacifico es la única solución valida para la protección de lo que queda del bosque, el territorio y poblacion . Solo asi podríamos evitar que nuestros hijos terminen vendiendo agua helada en los semáforos de Managua. Y aunque sea una utopía, continua siendo un reto de nuestros tiempos, proteger a  los indignas, los campesinos y afrodescendientes; para preservar los bosques y asegurar una justa participación política de las minorías ante un avance devastador del Pacifico que desplaza a las minorías de las cuotas de poder y destruye los bosques y rios. El ganadero llega a poner un cerco de alambre de pua y a clavar un titulo de propiedad en mi puerta. Y me dice q tengo q dejar mi territorio porque el es el nuevo dueño de la tierra donde reposan los dioses ancestrales.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

1 Response to Separación: la unica alternativa para salvar Bosawas y Rio Indio Maiz

  1. Luis Guadamuz dice:

    ¿Sabe ud la historia tras la historia en cómo los territorios indígenas se convirtieron en “reservas biológicas” como la Reserva Biológica Río Indio-Maíz? Tengo mis sospechas pero … resulta que los indígenas ni siquiera pueden hacer nada en sus terrenos sin primero pedir permiso al gobierno porque el “gobierno” está “protegiendo” el bosque. Supuestamente. Thank you.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s