quiero vino y bailar tango contigo debajo de la luna

Image

Finalizado el proceso electoral municipal en la Nicaragua rural, no puedo dejar de pensar en la racionalidad del campesino. Por siglos la clase social mas combativa y opositora viven un proceso de reflexión en sus comarcas rurales En el contexto actual del proceso electoral, el ejercicio ciudadano de elegir representa un reto perdido para Nicaragua. Las elecciones no han establecido las bases para un proceso transparente y justo. La credibilidad de Roberto Rivas y los cuadros intermedios del Consejo Sandinista Electoral está en una crisis igual o peor que la oposición. El deterioro es tan irreparable que ahora existe un proceso que no despierta las mas mínima confianza. Las reglas están violentadas al tener a una persona que se le ha probado corrupción. Es algo q es inaudito a estas alturas de la historia moderna…. El deterioro democrático  se ha profundizado de tal forma q restaurar la credibilidad sera un asunto q requiere inmediata atención. El problema continua latente.  En las condiciones actuales el proceso electoral no cumple con las condiciones para que los votantes tengan la confianza de depositar su voto. Porque no saben ni porquien van a votar y cuales son las propuestas de los candidatos… parece una fiesta de Halloween.

El campesino que vive en las comunidades rurales q no esta representado a la , su interés esta centrado en convertir las reservas forestales en un potrero.Su voto responde a una cultura política del pacifico: de granos básicos y ganadería extensiva. Durante el periodo colonial, los indígenas, (campesinos Mestizo) perdieron su identidad como resultado directo de la dominación de España. Según Bonfil (2002) la ausencia de la identidad étnica Indígena tiene más profundos significados porque revela que el mecanismo de identidad ha sido truncado, el mecanismo de identidad que permite la designación de “nosotros” relacionado con el patrimonio cultural propiamente indígena y el uso de la tierra. Todo esto desapareció. Como lo confirma Bonfil, con la imposición del modelo Colonial el espacio físico así como la sociedad fue dividida en dos grandes segmentos opuestos a roles incompatibles entre sí. Lo rural versus lo urbano, en este sentido, la ciudad era el centro colonial el centro del poder colonial. Por otro lado la zona rural era el espacio del indígena colonizado.

Si bien es cierto que los campesinos mestizos han perdido su identidad como grupo étnico existe aun un elemento sociocultural ligado a la tierra. Una mirada de cerca a la cultura tradicional rural revela una similitud marcada con algunos aspectos culturales de los grupos étnicos. En la organización del trabajo, la familia, la solidaridad y la cooperación de vecinos es basada en la reciprocidad. Pero es seguro afirmar que estas comunidades tienen una cultura indígena pero han perdido el sentido de identidad que lo acompaña. (Bonfil 2002: 44)

Actualmente, existen problemas en la administración de la autonomía, esta no ha resuelto el problema territorial, que se mantiene latente de cara a un nuevo conflicto. El avance de la frontera agrícola que proviene del oeste ha llegado al núcleo de la reserva forestal de Bosawas, causando el resurgimiento de viejas rencillas y tensiones entre la población mestiza y los grupos étnicos (residentes no-Mestizo). Campesinos sin tierra desplazados que provienen de Chontales, Boaco, Jinotega ( El Pacifico) que culturalmente son diferentes y no están involucrados en el proceso de autonomía. Estos, están deforestando grandes cantidades de tierras comunales cambiando de manera irreversible la demografía política, destruyendo la reserva forestal y desplazando a las minorías no solo del Consejo Regional sino también de sus tierras.

[1] The mestizo peasants in the Atlantic Coast can be divided by the wave of colonization. Those inhabiting the autonomous territory since 1960 that came with the Land Reform promoted to colonize indigenous territory, and those mestizo peasants that came with the neo-liberal government in 1990. In Nicaragua according with the UNDP 2005 report there is a strong correlation between being indigenous and mestizo peasant and being poor or extremely poor. Indigenous and mestizo peasants are more likely to have lower incomes, poorer physical living conditions, less access to health care, education, and arrange of other of other services, worse access to labor, land and capital markets as well as political representation in the national level.

[2] A common characteristic in the region of Latin America is the advancement of the agricultural frontier. In other words, the exhaustion of the land dedicated to agricultural and cattle production and the look for new areas. In Nicaragua for example, the Atlantic coast regions (RAAS and RAAN) suffer from a critical deforestation that motivates massive migration to the communal lands where cattle and agricultural settlers are penetrating the protected areas and the indigenous lands. The absence of a state policy that enforce the autonomy law favors the advancement of this colonization fronts introducing predatory practices of the soil with no vocation to agriculture and cattle. The illegal occupation of private lands, in most cases extensive spaces, has increased rapidly in Latin America

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s